AMBIENTAL

EE.UU. no quiso firmar acuerdo de cambio climático

Que el gobierno de Trump no reconozca la peligrosa situación que se vive en el ártico, dejaría expuestos a sus habitantes a graves consecuencias

Hace más de dos décadas que no se lograba la reunión del Consejo del Ártico que se celebró en Rovaniemi, Finlandia. Los asistentes se vieron bastante preocupados al ver que no se lograra redactar la declaración final, debido a la difícil y negativa postura de Estados Unidos frente al tema de cambio climático.

En este caso los principales afectados por el cambio climático son las comunidades nativas de la zona, que ven como se altera su modo de vida ancestral, no tardaron en levantar su voz de protesta ante la negativa.

Al finalizar esta cumbre ministerial del Consejo del Ártico, se declaró de una forma corta y poco concreta un texto con un peso nada más simbólico, que se firmó por ministros de los 8 estados miembros. Con la aclaración que no se hizo ningún tipo de referencia al problema del cambio climático en el documento.

«No quiero acusar a nadie», se limitó a decir el jefe de la diplomacia finlandesa, Timo Soini, en una rueda de prensa. «Pero, por supuesto, está claro que las cuestiones climáticas son distintas en función del punto de vista de cada país«, agregó.

Algunos delegados declararon para la agencia AFP que la falta de voluntad y de trabajo conjunto se relaciona con el rechazo de Estados Unidos al agregar en el documento final el tema del cambio climático.

En la declaración final del texto consensuado de apenas 25 lineas se puede apreciar como los 8 ministros se comprometen a «mantener la paz, la estabilidad y la cooperación constructiva en el Ártico» y a salvaguardar «el desarrollo sostenible y la protección medioambiental» de la región.

En otro texto de la presidencia finlandesa, Soini señaló que «una mayoría de nosotros consideramos el cambio climático como un desafío fundamental para el Ártico«. Una formulación que ilustra la falta de consenso, inusual en la institución.

Esta claro que la mayoría «elogió» el programa de trabajo para el desarrollo del acuerdo de París sobre el clima, del que recientemente Estaos Unidos afirma querer retirarse, por iniciativa de su actual presidente Donald Trump.

Esta es la primera vez desde que se fundó que el consejo del ártico fracasa en su declaración final al termino de sus reuniones ministeriales.

La preocupación se vió más que todo por las organizaciones que representan a las poblaciones nativas, ya que son los principales afectados.

«Se está atacando a nuestra cultura y a nuestro modo de vida. Los animales, las aves y los peces de los que depende nuestra supervivencia reciben cada vez una mayor presión. Estamos preocupados por nuestra seguridad alimentaria», subrayó James Stotts, del Consejo Circumpolar Inuit.

«Ha llegado el momento de dejar las cosas claras: el cambio climático existe y los humanos son los principales responsables«, afirmó. «Pensamos que ha llegado el momento de dejar de pelearnos» sobre esa cuestión.

Este consejo está compuesto por Estados Unidos, Rusia, Canadá y los cinco Estados nórdicos (Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia e Islandia), suele ser considerado como un modelo, en el que la cooperación intergubernamental prima sobre la competición.

Pompeo, en contra de los acuerdos colectivos

«Los objetivos colectivos, aunque sean bienintencionados, no son siempre son la solución», destacó el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en su intervención.

«A partir del momento en el que un país no está de acuerdo con ellos, quedan vacíos de sentido, e incluso pueden llegar a ser contraproducentes», subrayó.

A vísperas de la reunión ministerial el gobierno de Estados Unidos a través de Mike Pompeo quien hace fuertes reclamos a China y Rusia.

Recalcando la «actitud agresiva» de Moscú y Beijing en el Ártico, las acusaciones subieron de nivel cuando afirmaron que los dos intentaban aprovecharse de los abundantes recursos naturales y las oportunidades económicas de esa región.

Pero algo que fue muy curioso durante su intervención es que en ningún momento se escuchó nada sobre el cambio climático, a pesar de que los investigadores aseguran que el cambio en esa región se está dando al doble de velocidad que en el resto del planeta.

«La administración Trump debería preocuparse más por la amenaza inminente a la que expone a los estadounidense con su falta de acción en el área climática, que a las ambiciones chinas y rusas», comentó Victoria Herrmann, presidenta del Arctic Institute, un centro de investigación no gubernamental estadounidense.

Condenas a Estados Unidos

La oposición a las posturas de la administración Trump fueron claras por parte de los otros países miembros del Consejo del Ártico, quienes criticaron la intransigencia de este gobierno frente a sus declaraciones con respecto al cambio climático.

El reconocido diario británico The Guardian, señala que esta región es una de las mas vulnerables a los efectos del cambio climático en todo el mundo y previene que para mediados de siglo XXI la temperatura estará entre 3 a 5 grados por arriba de los niveles normales en esa zona, lo que parece cada día mas inevitable.

«Intensificar la competencia entre grandes poderes en la región del Ártico es una distracción zonza respecto a otros problemas globales más urgentes. Los miembros del Consejo del Ártico deberían tomar una postura. Decirle a Estados Unidos que reconozca los peligros… o alejarse de todo esto». 

Fuente: AFP, Télam, The Guardian y The Washington Post

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *