ANIMALES

Abandonó su exitosa carrera para dedicar su vida al cuidado de los perritos de la calle

Esta es la historia de un gran empresario al cual la vida le daría una gran lección el día que salió de una clase de yoga y encontró un perro callejero que lo cambió por completo.

Son miles los animales que han asumido la calle como su hogar y para ellos es un logro encontrar comida o un refugio al final del día. Pero hay un deseo que llena más que un plato de comida y es el amor y cariño que alguien les puede brindar, así sea de un total desconocido.

Choco es uno de esos perros callejeros que viven la realidad de la falta de amor, alimento o el calor de un techo, pero una noche el sería encontrado por este buen hombre que lo protegería, lo que el no sabia es que este encuentro le cambiaría la vida.

Fernando Kushner, un importante hombre de negocios en el mundo de la moda, es boliviano y actualmente vive en la paz.

El no tenia ningún plan de cambiar este modelo de vida que llevaba. Este hombre estaba enfocado en producir dinero para tener la vida de la que se sentía orgulloso con sus lujos y extravagancias.

Pero lo que el no sabía era que su destino estaba marcado para cosas más grandes y satisfactorias. Fernando tomaba clases en la noche de yoga y una noche saliendo de su clase se encontró con un perrito de mediana edad, bastante sucio y desnutrido que vivía en la calle.

Este perrito se veía muy débil tal vez por la falta de alimento, su mirada de angustia y desesperación reflejaba una gran tristeza y la necesidad de darle fin a tanto dolor.

Este hombre de inmediato se sintió impactado por el dolor que expresaba este animal que su corazon lo llevó a intentar acercarse y con su mano en la cabeza y los ojos aguados le dijo «ya no te preocupes más», y le dio el sándwich que había comprado para su cena. Desde ese momento Fernando no descansaría hasta verlo como un perro feliz.

Fernando sabia que el entendería que seria su fiel compañero, y el perrito no tardó en demostrarle lo agradecido que estaba con el que batió su cola y lamió sus manos.

Al pasar los días Choco (el nombre que le colocaron) esperaba pacientemente a Fernando en la mañana y en la noche en ambas oportunidades el lo alimentaba y le hablaba de los planes que tenia para lograr cambiar esa vida que llevaba.

En casi un mes Fernando tomó la decisión de llevarlo consigo a su casa, luego de hacer algunas adecuaciones.

La realidad de la calle estaba por convertirse en un mal sueño del que Choco ya estaba despertando, muy emocionado por su nuevo hogar y familia, Choco sabía que Fernando era su salvador y que nunca lo abandonaría, el deseaba poder darle todo el amor y la vida que los perritos como el se merecían.

Al llegar a casa se les veía muy felices y con muchas ansias de empezar su nueva vida juntos.

Una labor que nace de la acción del amor

La conexión entre Choco y Fernando desencadenó que el asumiera la misión de cambiar la realidad de muchos perritos más, al menos en su país.

Este hombre sentía que este encuentro con Choco era una señal de que tenía que cambiar el sentido de su vida, así que asumió el reto de hacer algo para cambiar la situación de miles de perritos que estaban en las mismas condiciones de Choco.

Por lo que dejo su trabajo, y con algunos ahorros compro una camioneta que le permitiera trasportar comida por toda la ciudad y zonas aledañas.

La jornada de alimentación era de mañana y noche igual forma como cuando conoció a Choco.

Al poco tiempo eran cientos los perros que esperaban a Fernando todos los días, Ya que los alimentaba con 2 kg de pollo y 500 gramos de concentrado.

Fernando sabía que el solo no podría conseguir toda esa comida, pero el no se rindió y buscó la forma de convencer a los restaurantes de pollo que lo apoyaran y muchos le cerraron las puertas, pero otros como «Don pollo» y «Pollos Capacabana» no dudaron en participar en la gran labor que Fernando estaba desarrollando.

Fernando reconoció que el trabajo era bastante duro y no solo por el esfuerzo físico sino también por que ver todos los días las terribles condiciones de muchos de estos animales no es fácil.

‘He renunciado a todo por mis perros. Romances, familia, carrera, todo‘. Expresó Fernando.

¿Que piensa la gente de su labor?

Muchos critican la labor de Fernando, pero a el poco le preocupa, mientras el se sienta feliz y sienta que genera un impacto positivo en la vida de estos seres sin voz.

Algunas personas como Raul Alcazar opinan que el trabajo de Fernando es un desperdicio de recursos.

Los perros se quedan en la calle, hurgando en la basura y generalmente creando un problema. Lo que hace es bueno, pero ¿no sería mejor dar el dinero a un orfanato o a un ancianato?- Comentó Raúl.

El responde a comentarios como este afirmando que existe una gran desigualdad en su país y también hay muchas organizaciones ayudando a las personas en situación de vulnerabilidad, pero muy pocas o ninguna por el cuidado y protección de estos animales. Por eso el lo hará hasta el fin de sus días.

También tuvo comentarios positivos por ejemplo el de su mamá Lolita:

«Pensé que se aburriría de todo eso después de unos tres meses y lo dejaría, pero cada vez que lo veo, parece más preocupado que nunca por los perros y más comprometido con su misión». – Expresó Lolita.

Es mas los trabajadores del refugio de un municipio vecino aseguran que el hace mucho mas que lo que hacen los funcionarios del refugio.

«Las autoridades de la ciudad son responsables de la salud y la seguridad públicas, lo que incluye mantener a la población de perros bajo control. Pero son absolutamente inexistentes».– Dijo María.

Ferchy ha notado que el gran problema de los perritos en la calle, es por la falta de sensibilidad y educación de las personas. También que es muy importante esterilizar a los animales de compañía.

¿Cuales son los proyectos de Fernando para el futuro?

Fernando en este momento participa como voluntario en fundaciones dedicadas al rescate de animales, aportando su conocimiento en marketing, para lograr generar apoyos en otros países y hacer visible su trabajo.

Uno de sus logros mar recientes ha sido que la linea privada Amazonas aceptó cubrir los gastos de traslado de los perritos que sean adoptados, o para alguna necesidad de atención medica que se ofrezca en otra parte del país.

Gracias a una similitud en los apellidos Fernando busca estrechar su amistad con Jared Kushner el yerno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para lograr financiar su proyecto de esterilización de perritos.

Aunque tenemos el mismo apellido, él no tiene ninguna relación. ¿Pero qué hay que perder?”, – razona. Si él quisiera, podría pagar para esterilizar a todos los perros en Bolivia.- Contó emocionado Ferchy.

Entre sus planes futuros se encuentra un proyecto de hacer un refugio que sirva de santuario para perritos mas necesitados, como lo son los viejos, cachorros o animales enfermos.

Este proyecto ya cuenta con la ayuda de Incerpaz, una de las mas grandes empresas fabricantes de ladrillos pues ofrecieron dejar los ladrillos al precio de costo.

Fernando es un gran ejemplo y queremos felicitarlo y desearle mucha suerte en su vida, que esta dedicada al servicio de los que no tienen voz.

Salvar a un animal no cambia el mundo, pero cambia el mundo de ese animal. 

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *