AMBIENTAL

En China los agricultores polinizan a mano los frutales por la falta de insectos

Este es el futuro que le espera al mundo si pronto no se crean mecanismos que protejan a las abejas y demás polinizadores.

Por el abuso de pesticidas, los agricultores en China tienen que ‘hacer el trabajo de las abejas‘. Para polinizar deben usar tarros de polen, pinceles e ir de flor en flor dejando caer un poco en cada una, los niños ayudan subiéndose a las partes más altas.

Esta curiosa labor es posible debido al alto costo de las frutas, de lo contrario no se justificaría. No podríamos pensar en una polinización manual para todos los cultivos del mundo, eso sería prácticamente imposible.

No es imposible crear un ambiente prospero para las abejas cerca a los cultivos. Varios estudios realizados han mostrado que crear franjas de flores y pequeños parches de vegetación natural como árboles y bosques ayudaría a aumentar el numero de polinizadores del lugar. Este tipo de practicas pueden crear un balance entre depredadores y presas, lo que disminuye la necesidad de usar pesticidas.

Se pueden cultivar alimentos y al mismo tiempo cuidar el medio ambiente. Esta es la única manera en que podremos llegar al equilibrio que el planeta necesita.

Es bastante preocupante un mundo sin abejas, tan solo imagina que ya no tendrás frambuesas, manzanas, frutillas, guisantes, calabazas, melones, tomates, arándanos y muchos otros más. Estaríamos condenados a mantener una dieta a base de trigo, cebada, maíz y no mucho más que esto.

Las abejas por miles de años han hecho el trabajo de polinizar ‘gratis’, pero ahora lo único que piden es que no afectemos su ecosistema y si podemos facilitemos y aumentemos sus probabilidades de sobrevivir.

¿Pero por qué no hay abejas en algunas regiones de china?

Esta curiosa historia nos muestra las consecuencias de alterar el equilibrio ambiental.

En un desesperado intento por controlar y cambiar la naturaleza a nuestra conveniencia, el líder de la época Mao Tse Tung se le ocurrió la grandiosa idea de exterminar ciertas especies que para el eran terribles plagas y afectaban el rendimiento de los cultivos, entre ellos estaban los gorriones, mosquitos, moscas y ratones a los que se les ‘declaró la guerra’ dándole inicio a “La  campaña de las cuatro plagas”.

Los gorriones eran considerados como una plaga porque se comían el grano almacenado, esto los llevó a ser considerados como una de las especies más peligrosas para la agricultura China.

La iniciativa de exterminio tuvo tanta acogida que estuvieron a punto de acabar con todos, la persecución fue frenada en 1960. Esto se dio gracias a que varios estudios científicos demostraron que los gorriones comen más insectos que grano. La campaña de Mao casi los desaparece. Al notar su equivocación, se dirigió a los medios con la frase “suàn le” ‘olvidenlos’ y así concluyó esta erradicación de gorriones.

Lamentablemente para algunas regiones era muy tarde.

Plaga de langostas

A pesar de haber parado la persecución de los gorriones, ya era muy tarde, el daño estaba hecho y lo pagarían muy caro, ya que por la falta de gorriones hubo una proliferación de langostas y se convirtieron en una de las más terribles plagas en décadas, esto causó una gran hambruna en China que contribuyó a la perdida de más de 25 millones de personas.

Esto dejó en la pobreza absoluta a miles de personas, lo que significó daños terribles para la economía del país. Para tratar de controlar la plaga se usaron pesticidas y plaguicidas en grandes cantidades lo que no distinguió entre insectos benéficos y los perjudiciales. Como resultado de esta guerra desaparecieron los mejores polinizadores del planeta: Las abejas. luego de 50 años aún la polinizacion de estos lugares se hace manualmente debido a este incidente del pasado.

En la actualidad la población de gorriones es bastante reducida y los científicos culpan a la alta concentración de pesticidas que tiene el suelo de estas zonas de China.

Esta historia puede que nos haga reflexionar de como en el pasado y en el presente seguimos afectando el equilibrio natural y muy seguramente nos arrepentiremos cuando sea muy tarde para hacer algo.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *