NOTICIAS

Las últimas fotos de la legendaría ‘reina elefante’

Por 60 años, esta grandiosa elefanta maravilló al mundo con su belleza.

Estos majestuosos animales son una de las criaturas más impresionantes del planeta. Pueden llegar a pesar 6.000 kilos, y medir cerca de tres metros, son conocidos por su suavidad, de gran empatía y fuertes vínculos familiares. Pero no todo el mundo ve lo que verdaderamente tiene valor en estos gigantes de noble corazón.

Algunas organizaciones como Save the Elephants han realizado estudios que aseguran que la población de Elefantes se redujo en un 62% entre 2002 y 2011; debido al gran mercado de marfil en el Lejano Oriente.

Varios países del mundo se unieron para dar frente al exterminio que se venía desarrollando en diferentes zonas, gracias a organizaciones como Tsavo Trust y Kenya Wildlife Service se ha logrado avanzar en la conservación de esta especie.

Para ellos es importante que las generaciones futuras se eduquen y aprecien de forma correcta a los animales salvajes, por esta razón se asociaron con el fotógrafo británico Will Burrard-Lucas para demostrar la hermosa naturaleza de estos animales.

Hace poco este fotógrafo compartió parte de su viaje en su blog, donde detalló la gran lucha y esfuerzo por preservar la vida de los elefantes, pero curiosamente un elefantes en particular se robó toda su atención.

‘Si existiera una reina de los elefantes, seguramente sería ella’, explicó Burrard-Lucas.

Esta increíble elefante de grandes colmillos es de hecho uno de los pocos de su especie con una variación genética conocida como tusker (o super-tusker), las cualidades de estos elefantes es su gran tamaño y colmillos gigantes, son bastante raros y muy sobre protegidos ya que los cazadores los cazarían de inmediato.

«Era flaca y vieja, pero avanzó con majestuosa gracia. Sus colmillos eran tan largos que rasparon el suelo delante de ella. Era como una reliquia de una época pasada», comento el fotógrafo la primera vez que puso sus ojos en la Reina Elefante.

Durante su vida logró evitar ser cazada por su gran atractivo, en general tuvo una vida pacífica.

“Su temperamento era suave y calmado. A veces se acercaba tanto a mí que podría haberla tocado” Burrard-Lucas detalló su experiencia con el gentil gigante.

Para Will no fue el mejor momento para fotografiarla ya que en la región se vivía una terrible sequía que complicó bastante la supervivencia de los mas jóvenes y ancianos, mientras los alimentos escaseaban el intentaba capturar su gran majestuosidad, para luego semanas más tarde tuviera que verla fallecer, posiblemente por consecuencias de la difícil situación en la que vivían.

Las fotografías no solo capturaron lo grandiosa que era, también son una forma de honrar su larga y pacifica vida. Este es un claro ejemplo de lo que los cuidados de la conservación puede hacer.

Las fotografías están disponibles en el libro de Will titulado «La Tierra de los Gigantes».

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *