AMBIENTAL

Las altas temperaturas en Alaska rompen todos los récords

Los expertos pronostican calores más intensos para las próximas semanas en Anchorage; los daños por el deshielo y la erosión son incalculables.

El pasado jueves se vivió uno de los días más calurosos en Anchorage, Alaska. En donde las temperaturas llegaron a los 32 °C (90 grados Fahrenheit). Esto fue todo un acontecimiento en esta fría región al norte de los Estados Unidos.

Las temperaturas jamás habían sido tan altas en este lugar, según los registros la ultima vez fue el 14 de junio de 1962, cuando los termómetros marcaron 85 grados Fahrenheit (29.4 centígrados).

Alaska está ubicada al norte del continente, justo donde termina Canadá y muy cerca de Rusia, únicamente separados por el Estrecho de Bering.

Generalmente las temperaturas en esta región del mundo no superan los 16 °C (60 grados Fahrenheit), por lo que las registradas la semana pasada son una total anomalía y mantienen a las autoridades en alerta.

“Anchorage, Alaska ya mucho más calurosa que Miami, Florida. La ola de calor continuará en Alaska hasta la próxima semana”, señalaron expertos de AccuWeather. 

Afectaciones por el calor

Los principales damnificados de esta ola de calor son las comunidades nativas que viven cerca de las costas, esto debido a la erosión del suelo que ha obligado a mudar poblaciones enteras.

Un ejemplo de este desastre es la aldea Napakiak, que se ha visto forzada a re ubicar la escuela cerca del cementerio, esto a causa de la rápida erosión costera y el deshielo del «permafrost», la capa del suelo en la que fueron construidas muchas aldeas a desaparecido dañando numerosas estructuras.

Estos son signos evidentes del cambio climático que está modificando el estilo de vida tradicional de estas tribus que sobreviven gracias a la pesca, la caza y la recolección de frutos, pero por causa de estos cambios se les hace cada día mas difícil sobrevivir.

La situación preocupa a las autoridades, quienes han visto como los ríos que antes servían como carreteras en el invierno, y en primavera conectaban los pueblos para facilitar el comercio, el traslado de bienes y mercancías. Pero esto cambió y ahora no se están congelando o quedan parcialmente congelados lo cual genera terribles accidentes.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *